Cuando en fabricación se habla de salubridad, el primer aspecto a considerar es la piel de los trabajadores. Esta se ve sometida al polvo, a altas temperaturas y a irritaciones mecánicas. Otra fuente de riesgo para este órgano tan sensible se halla en los lubricantes refrigerantes (KSS).  Quien desde el principio se vale de lubricantes respetuosos con la piel, usándolos de manera correcta, minimiza el riesgo de afecciones cutáneas y contribuye en gran medida a generar entornos laborales más protegidos.

Mejorar la salud y la seguridad protegiendo la piel y mejorando las condiciones higiénicas

Constituye responsabilidad de la Dirección reducir al mínimo el potencial de riesgos en el puesto de trabajo. Esto como es lógico afecta también al empleo de lubricantes refrigerantes. Guantes e indumentaria de seguridad forman parte obligada del equipo de trabajo, sin garantizar al 100% la inexistencia de un contacto directo entre la piel y los lubricantes refrigerantes. Esto puede ser un problema de salud, ya que el contacto afecta a la piel, pudiendo producir sequedad, alergias o infecciones.

Los planes obligatorios de seguridad e higiene, así como de protección cutánea especifican los medios que cada empresa debe emplear para proteger la piel, dependiendo del tipo de lubricante refrigerante en uso. El médico de la empresa y el fabricante de los medios de protección también tienen algo que decir en lo tocante a esta materia. El plan permite a los operarios conocer de primera mano qué medio protector deben utilizar y en qué momento, con tres cometidos complementarios: protección, limpieza y cuidado de la piel.

Protección e higiene cutáneas paso a paso

Protección de la piel
Antes de comenzar el trabajo, tras una pausa o después de cada lavado, deberá utilizarse el medio protector especificado en el plan.
Limpieza de la piel
Antes de las pausas y al final del turno, la piel deberá lavarse con un producto de limpieza (pH neutro o ligeramente ácido) que no implique fricción.
Cuidado de la piel
AUna vez terminado el relevo, deberá aplicarse sobre la piel el medio para cuidados que especifique el plan.

Se requiere un comportamiento correcto

Incluso disponiendo de medios de protección, los trabajadores deberán actuar con responsabilidad cuando su labor implique un posible contacto con lubricantes refrigerantes. Cuando estos productos se emplean en el puesto de trabajo, no se admite que el personal coma, beba o fume. Y tampoco tocarse los ojos o la boca con las manos sin haberlas limpiado convenientemente. En la zona de trabajo deberá haber instalaciones sanitarias con agua caliente además de toallas para secarse, en el caso de que tengan que limpiar una zona de la piel salpicada.

Aquellos responsables de producción que de entrada hayan seleccionado un lubricante refrigerante respetuoso con la piel, contribuyen en gran medida a la seguridad cutánea de los trabajadores. Hay que tener en cuenta algunos factores importantes.

Si quiere proteger la piel, nada de aminas ni de ácido bórico

Los lubricantes que han renunciado a las aminas y al ácido bórico son muy recomendables por su elevado grado de compatibilidad cutánea y su reducido potencial alérgeno. De igual modo los lubricantes refrigerantes libres de aminas y de ácido bórico bloquean la formación de nitrosaminas cancerígenas. Renunciando a estas sustancias, se aumenta la seguridad cutánea de los trabajadores y se reduce el riesgo de afecciones en la piel.

Beneficios para la empresa y el trabajador

Con un potencial de riesgos menor, los lubricantes refrigerantes compatibles con la piel no solo miran por el bienestar del trabajador, sino que también benefician en gran medida a los responsables de fabricación y de seguridad laboral. Estos lubricantes mejoran activamente la seguridad del trabajador, reduciendo las bajas por enfermedad que a menudo resultan un factor considerable de coste laboral.

La mejor protección con un nivel alto de prestaciones

Rhenus Lub líder innovador de lubricantes refrigerantes libres de aminas y ácido bórico, contribuye con su gama de productos a un elevado perfil de rendimiento. Funcionan en rangos favorables de pH 7,5 – 8,5 propiciando una excelente protección cutánea y reduciendo los riesgos de alérgenos. El efecto protector de la piel de nuestros productos se ve confirmado por ensayos basados en la medición de humedad natural de la piel (TEWL: «Transepidermal water loss»).

Con los lubricantes refrigerantes rhenus adecuados y su gestión inteligente de aditivos, no solamente se mejora la protección en el puesto de trabajo, sino que la empresa reduce el riesgo de enfermedades cutáneas para sus trabajadores: ello redunda en menores bajas por enfermedad al mismo tiempo que la productividad y la vida útil de los productos se ven incrementadas.

Daniele Kleinmann

Daniele Kleinmann
Directora de Gestión de Producto
Lubricante Refrigerante

Teléfono +49 2161 5869-45

kleinmann@rhenusweb.de

Descargar artículo