Con el innovador lubricante refrigerante rhenus FU 800, Rhenus Lub ha presentado en la feria de lubricantes refrigerantes de Stuttgart un fluido sin contenido de aminas, ácido bórico ni depósitos de formaldehído. Según el fabricante, el producto cumple las más altas exigencias de protección de la salud y, además, carece de obligación de etiquetado.

Rhenus Lub se ha atrevido a realizar una interesante prueba en Starrag AG, en Mönchengladbach. Rhenus Lub presentó allí el nuevo lubricante refrigerante sin hablar explícitamente de su especial composición. Por tanto, el cliente solo se centró en el rendimiento. Michael Bleckmann, Jefe de Fabricación de Starrag Group y, por tanto, responsable general de los procesos de mecanizado de Starrag Group, quedó impresionado con los resultados: «rhenus FU 800 ha cumplido con creces todas las exigencias de rendimiento. Hemos observado una buena detergencia y buenas características de espuma. Los intervalos de cambio fueron fascinantes». Muchos usuarios todavía piensan que un lubricante refrigerante necesita incluir aminas y ácido bórico. Según el fabricante, rhenus FU 800 rebate este prejuicio de forma impresionante. En numerosas pruebas prácticas, el innovador lubricante refrigerante ha demostrado tener, como mínimo, el mismo rendimiento que un fluido con contenido de aminas y ácido bórico. Además, las pruebas habrían demostrado que rhenus FU 800 puede utilizarse de forma universal en mecanizados exigentes, por ejemplo, en la industria aeronáutica, en la que numerosas piezas deben fresarse a partir del material completo (desde fundición gris hasta titanio pasando por aluminio). Probado con 14 clientes en 18 máquinas e instalaciones, el nuevo lubricante refrigerante todavía no ha alcanzado sus límites de rendimiento. El fabricante Rhenus Lub sigue un principio sencillo en la novedosa formulación de rhenus FU 800: el mejor planteamiento es evitar fuentes de peligro potenciales.

Permanecer en el lado seguro

Los científicos y los fabricantes llevan tiempo debatiendo sobre los contenidos y los valores límite. Lo que hoy es considerado inocuo, mañana puede clasificarse como un riesgo para la salud. Por tanto, los usuarios están seguros cuando se evitan a priori contenidos que ya en ese momento presentan el riesgo de que en algún momento puedan ser sancionados. Lo que no está contenido en el fluido es imposible que produzca irritaciones de la piel o cualquier otro tipo de daño. Bien es cierto que la responsabilidad de la protección de los empleados es siempre tarea de la empresa. Según la opinión de Rhenus Lub, esto comienza con la fabricación de lubricantes refrigerantes. «Entendemos la seguridad laboral moderna como una medida preventiva que ofrecemos a nuestros clientes, los usuarios de la industria metalúrgica», afirma el Dr. Hans Jürgen Schlindwein, Director de Investigación y Desarrollo de lubricantes refrigerantes de Rhenus Lub. El cumplimiento de las normativas de seguridad y salud, así como de protección medioambiental, está bien consolidado en la empresa y se garantiza mediante sistemas de gestión de calidad y de seguridad laboral como ISO 9001, 14001 y OHSAS 18001. «Formulamos nuestros lubricantes refrigerantes de acuerdo a estos requisitos», confirma el Dr. Schlindwein. «Por consiguiente, en la formulación de rhenus FU 800 hemos renunciado a todos los contenidos que actualmente están siendo objeto de debate. De esta forma, nuestro nuevo fluido es el ejemplo perfecto de un lubricante refrigerante moderno que combina todas las propiedades positivas: seguridad, alto rendimiento, carencia de etiquetado y, por tanto, preparación para el futuro del mecanizado».

Un nuevo sistema emulsionante disminuye la formación de espuma

Con la formulación de rhenus FU 800, los investigadores del especialista en lubricantes refrigerantes de Mönchengladbach alegan haber explorado un nuevo camino. Renuncian a añadir aminas, ácido bórico y formaldehído. Asimismo, se ha desarrollado un nuevo sistema emulsionable expresamente para rhenus FU 800, que genera menos espuma y presenta una buena detergencia. ¿Por qué renunciar a los contenidos de aminas y ácido bórico? El Dr. Hans Jürgen Schlindwein aclara: «La formulación sin aminas de los lubricantes refrigerantes evita la temida formación de nitrosamina. Además, con la ausencia de aminas, también se impide la formación de la combinación cancerígena de impurezas que pueden contener las aminas». Asimismo, también se prescinde del ácido bórico. Y es que, según la legislación más reciente de la Unión Europea, el ácido bórico es sospechoso de ser tóxico para la reproducción y, por tanto, perjudicial para la herencia genética del ser humano. A todo ello se suma la renuncia a un depósito de formaldehído. El uso de depósitos de formaldehído en el lubricante refrigerante previene la invasión de bacterias. Mediante la clasificación del formaldehído, el componente principal de los depósitos de formaldehído, como cancerígeno 1B, existe el riesgo de que los depósitos de formaldehído también reciban esta clasificación. «Pero también podemos trabajar sin él», destaca el Dr. Hans Jürgen Schlindwein. «Hemos encontrado una forma de sustituir estas sustancias por nuevas fórmulas o contenidos independientemente de las normativas y ordenanzas legales. Y sin necesidad de aumentar el valor de pH». De esta forma, rhenus FU 800 está exento de etiquetado. Con ello, también existen ventajas en cuanto a la economía de la empresa para los usuarios de la industria metalúrgica. El etiquetado debe adoptarse y supervisarse, y requiere que los empleados realicen formaciones. En determinadas circunstancias, se requieren costosas modificaciones en las máquinas e instalaciones. «Por tanto, tiene sentido que los usuarios trabajen con lubricantes refrigerantes sin etiquetado y con valores de pH que llevan a una buena tolerancia cutánea, especialmente en el caso de lubricantes refrigerantes sin aminas», afirma convencido el Dr. Hans Jürgen Schlindwein.

«Sin etiquetado en el futuro», NC Fertigung, número de 06/2015, págs. 62-64