El donativo garantiza un almuerzo sano para los alumnos de Gladbacher

Rhenus Lub GmbH & Co KG garantiza otro año más con un donativo sustancial para que los alumnos de la escuela Ana Frank en el barrio de Lürrip, Mönchengladbach, reciban un almuerzo sano. Para ello, el Dr. Max Reiners, propietario de Rhenus Lub, hizo entrega hoy del cheque que asciende a 7.500 euros a los representantes de dirección y de la asociación de ayuda de la escuela especial de Mönchengladbach, que se centra en el aprendizaje, el desarrollo emocional y social, y el lenguaje.

Gracias a esta ayuda económica, la nutricionista Erika Lufen puede seguir trabajando otro año más en la escuela. Cuatro días a la semana, esta nutricionista de 58 años prepara junto con grupos alternos de cinco a ocho alumnos un almuerzo sano para alrededor de 30 niñas, jóvenes, maestras y maestros. «Siguiendo las expertas y muy cariñosas instrucciones de la señora Lufen, los niños no solo descubren lo bien que sabe una comida sana», aclara Barbara Junker, Directora de la escuela especial Ana Frank. «Al cocinar juntos, aprenden sobre todo a preparar ellos mismos platos deliciosos y económicos rápidamente en casa». Por eso, con su donación de este año, Rhenus Lub les ayuda fundamentalmente a que se ayuden a sí mismos.

La mesa del comedor es desde principios de 2011 un mueble fijo y popular en la escuela Ana Frank. La entidad responsable es PausenPower eG (www.pausenpower.de), una cooperativa que fue fundada conforme al concepto básico del Premio Nobel de la Paz, el profesor Muhammad Yunus, como «modelo de empresa social». «Nosotros, como empresa responsable, queremos poner en marcha una iniciativa positiva en Mönchengladbach», resaltaba el Dr. Max Reiners, quien se emplea a fondo en el consejo de administración de PausenPower eG para un buen fin: hacer entrega del cheque. «Con nuestra donación podemos garantizar el almuerzo de todos en la escuela Ana Frank por un año más».