Rhenus Lub ha desarrollado un fluido de alto rendimiento y sin etiquetado en el que también se ha renunciado a los depósitos de formaldehído

El fabricante de lubricantes Rhenus Lub ha desarrollado el fluido FU 800 que, según sus propias declaraciones, no contiene aminas, ácido bórico ni depósitos de formaldehído. Así, el producto ya cumple actualmente las más altas exigencias de protección de la salud y, al mismo tiempo, carece de obligación de etiquetado.

«Ya durante la formulación hemos renunciado a todos los contenidos que actualmente están siendo objeto de debate», afirma el Dr. Hans Jürgen Schlindwein, Director de Investigación y Desarrollo de lubricantes refrigerantes de Rhenus Lub. Según él, rhenus FU 800 es el ejemplo perfecto de un lubricante refrigerante moderno que combina todas las propiedades positivas y que, por tanto, está preparado para el futuro del mecanizado. En detalle, para los especialistas en lubricantes de Rhenus Lub esto significa que en el nuevo producto no solo renuncian a añadir aminas y ácido bórico, sino también formaldehído. Asimismo, se ha desarrollado un nuevo sistema emulsionable expresamente para rhenus FU 800, que genera menos espuma y presenta una buena detergencia.

Esta selección de sustancias contenidas tiene como resultado que rhenus FU 800 no tenga obligación de etiquetado. Una ventaja clara para los usuarios de la industria metalúrgica, ya que desde el 1 de junio de 2015, todos los preparados (y, por consiguiente, también los lubricantes refrigerantes) deben clasificarse según el reglamento GHS/CLP (Sistema globalmente armonizado, Reglamento sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas).

Según Rhenus Lub, muchos usuarios todavía piensan que un lubricante refrigerante necesita incluir aminas y ácido bórico. El producto rhenus FU 800 rebate este prejuicio. En numerosas pruebas prácticas, el lubricante refrigerante ha demostrado tener, como mínimo, el mismo rendimiento que un fluido con contenido de aminas y ácido bórico incluso antes de su introducción en el mercado.

Además, las pruebas han demostrado que el fluido puede utilizarse de forma universal en mecanizados exigentes, por ejemplo, en la industria aeronáutica, en la que numerosas piezas deben fresarse a partir del material completo (desde fundición gris hasta titanio pasando por aluminio). En amplias pruebas llevadas a cabo con 14 clientes en 18 máquinas e instalaciones, el nuevo lubricante refrigerante todavía no ha alcanzado sus límites de rendimiento, comunica la empresa.