«Industria 4.0»: todos hablan de ella, ¿pero qué se esconde realmente detrás de esta pegadiza palabra clave? Estudios recientes demuestran que del 30 al 50 % de los responsables de la industria y la economía encuestados en realidad no saben qué significa el término genérico «Industria 4.0» o qué deben esperar de ella. Esto lo demuestra un estudio de la empresa de información de la tecnología CSC realizado con 900 responsables en Alemania, Austria y Suiza, así como una encuesta de fabricantes de maquinaria de diez sectores relevantes en la automatización a través de Quest TechnoMarketing.

Ahora, la empresa Rhenus Lub, de Mönchengladbach, muestra qué posibilidades ofrecen la conexión digital de los procesos de producción y la integración en el proceso de creación de valor añadido empresarial de una empresa orientada al cliente. En los últimos años, la empresa familiar ha invertido en total unos dos millones de euros en la ampliación de su fábrica de grasas en relación a la «Industria 4.0». El resultado puede considerarse un gran salto en la tecnología de la automatización en la fabricación de grasas especiales: toda la producción de Rhenus Lub, incluso el envasado, está ahora totalmente digitalizada en el marco de una adaptación única y específica, basada en un modelo de software estándar. Lógicamente, la solución informática de fabricación está conectada con el sistema de planificación de recursos empresariales (ERP) de toda la empresa. La empresa, gestionada por su propietario, ahora fabrica grasas con una mejor calidad de producción y con una precisión superior conforme a estrictos criterios científicos y elevados estándares industriales, como los que exigen, por ejemplo, la automoción o la fabricación de máquinas.

Todo comienza dando el primer paso

A finales de 2005, la empresa ya dio un importante primer paso para ir de la mera producción de grasas a la «Industria 4.0» con la puesta en marcha de su fábrica de grasas especializada. Ya entonces, las modernas 15 líneas de producción estaban equipadas con cerca de 1.200 sensores, indicadores de proceso, servomotores y actuadores que pueden controlarse de forma electrónica en prácticamente todos los casos. Gracias al desarrollo de nuevas opciones informáticas, estos datos se completarán con información sobre la entrada de mercancía, la planificación de la demanda de materias primas, los procesos de producción, la preparación de aditivos, el envasado y la logística, y se unificarán de forma central para la planificación y el control de la producción.

El control automático proporciona una ventaja en calidad

Con este conjunto de datos, los expertos en lubricantes junto con los especialistas de M + W Process Automation GmbH han logrado una solución informática especial basada en un modelo estándar de software, que permite la fabricación de lotes individuales según fórmulas indicadas con una gran automatización en tres niveles: con agitadores en el nivel superior, instalaciones de tratamiento posterior en el central e instalaciones de envasado en el inferior. Los productos previos, intermedios y finales se transportan de un paso de producción al siguiente a través de 20 km de tuberías con 700 válvulas reguladoras. Cada línea de producción está equipada de forma tan flexible que Rhenus Lub puede producir grasas de alto rendimiento en lotes de 30 hasta 11.000 kg, adaptados exactamente al caso de una aplicación concreta. Así, siempre se garantiza la flexibilidad gracias a la automatización progresiva y con vistas al futuro.

El especialista en lubricantes de Mönchengladbach ofrece un amplio catálogo de grasas hechas a medida de sus clientes del sector de la construcción de máquinas, la automoción, la industria ferroviaria y energética o la agricultura y la industria forestal. En la producción, esto se traduce en que se deben fabricar hasta 1.000 variedades de productos mediante complejos procesos químicos y, previamente, realizar la planificación correspondiente. Por ejemplo, para la producción de una grasa policarbamida son necesarios más de 30 pasos individuales. Ahora, estos se controlan y supervisan de forma automática. El siguiente paso de trabajo del programa solo se activa cuando la sustancia aditiva correcta está disponible en el momento adecuado en el recipiente de producción. Con la nueva solución informática, también están disponibles con automatización otros parámetros del proceso, como la temperatura del recipiente o la velocidad de rotación de los agitadores.

La misma calidad en todo momento

Gracias al nuevo control de procesos, la elaboración de fórmulas de grasas, incluso complejas, ahora será más precisa y transparente. Esto es lo que han logrado los especialistas en lubricantes de Mönchengladbach, aunque en parte se utilicen materias primas naturales con distintas propiedades. «Con nuestra inversión, ahora jugamos en otra liga», destaca el Dr. Reiners. «El uso adecuado de datos y algoritmos individuales nos permite conocer aún mejor las interacciones en las producciones complejas, controlar la producción de una forma más precisa y poder evitar los lotes defectuosos».

La automatización ahorra trabajo a los empleados

La automatización de la fábrica de grasas más moderna también supone un importante ahorro de trabajo para los empleados de Rhenus Lub, ya que todas las secuencias de trabajo incluidas en la base de datos se pueden planificar de forma más exacta. De esta forma, expertos en lubricantes también pueden determinar los tiempos de trabajo de forma más precisa y utilizarlos de manera más eficiente. Se suprimen las marchas en vacío y los tiempos de espera pero, sobre todo, los picos de trabajo ya que estos pueden evitarse. Esto implica una ocupación más equilibrada y menos estrés. Al mismo tiempo, los empleados están protegidos ante errores gracias al control automático de cada paso de producción. Si, por ejemplo, es necesario añadir aditivos siguiendo rigurosamente una fórmula, los programas especiales actuales supervisan que llegue al reactor la cantidad adecuada en el momento preciso.

«Pero la digitalización no significa que eliminemos puestos de trabajo, al contrario», dice el Dr. Reiners. «En Alemania y Europa existe una competencia muy dura. Con nuestra solución en relación a la Industria 4.0, estamos en la cima de los proveedores de lubricantes y en el futuro seguiremos siendo un socio importante de renombrados fabricantes de máquinas y automóviles, de la industria ferroviaria y de otras muchas industrias. Por tanto, la nueva inversión más bien nos ayuda a asegurar puestos de trabajo y, con suerte, a crear nuevos a largo plazo».

Acerca de Rhenus Lub

Rhenus Lub es un fabricante internacional de lubricantes especiales, de asesoramiento en las aplicaciones y de soluciones integrales de procesos de producción para la industria del metal. Fundada en 1882 en Mönchengladbach, desarrolla y produce lubricantes puros y miscibles para el arranque de viruta y deformación en frío, así como grasas y aceites especiales. Entre sus clientes se incluyen compañías líderes en automoción, aeronáutica, ingeniería mecánica, energías renovables e industria alimentaria.

Como líder en innovación, Rhenus Lub realiza inversiones en I+D por encima de la media. Más de un 20% de todos los empleados trabajan en esta área. Rhenus Lub cuenta con filiales y representaciones en 31 países en todo el mundo.