Con la nueva automatización de la fábrica de grasas más moderna de Europa, el especialista en lubricantes de Mönchengladbach, Rhenus Lub, abre un nuevo capítulo en la fabricación de lubricantes de alto rendimiento. Los clientes se benefician de plazos de entrega más cortos, procesos de suministro más seguros y una calidad constante de los productos. De ahora en adelante, los procesos de fabricación de grasas lubricantes de Mönchengladbach, que en ocasiones pueden ser muy complejos, se planificarán, controlarán y supervisarán con las tecnologías de regulación y control de procesos más recientes. De este modo, continúa la empresa familiar el plan de expansión que inició en mayo de 2006 con la apertura de su fábrica de grasas ultramoderna en la sede de la empresa en Mönchengladbach. Los equipos con alta tecnología han hecho que los círculos especializados conozcan a Rhenus Lub como «la Meca de la química de grasas».

Los lubricantes «made in Mönchengladbach» son considerados en la lubricación refrigerante como un elemento de construcción esencial que se ocupa de que los rodamientos necesarios en trenes, vehículos, laminadoras e ingeniería mecánica funcionen de forma impecable durante décadas. «Con la implementación de nuestro concepto de automatización, nos acercamos cada vez más a la exigencia de estructuras y equipos de fabricación de alta flexibilidad. Por Industria 4.0 entendemos la capacidad de reaccionar con procesos inteligentes de manera eficiente y altamente flexible a la complejidad que aumenta constantemente y a los requisitos que no paran de cambiar», explica el Dr. Frank Hentrich, Director Comercial de Rhenus Lub, sobre la inversión millonaria.

La automatización de la fabricación de Rhenus Lub tiene gran importancia, especialmente para los clientes que desean realizar aplicaciones innovadoras y exigentes. Por un lado, se optimiza el control, la posibilidad de una fabricación eficiente de distintos productos, otorga una mayor armonía a la relación a veces desfavorable entre demanda y fabricación. Por otro lado, con la ayuda de una regulación y un control automático de procesos, se suministra automáticamente una gran cantidad de materia prima de diferentes características en la difícil fabricación de grasas complejas conforme a fórmulas fijadas previamente. Hasta ahora esto ocurría principalmente de forma manual, ya que el proceso de las grasas complejas de litio o las grasas lubricantes de policarbamida requerían al menos 30 pasos. Las añadiduras podrán coordinarse en el futuro de manera totalmente automática y con una mayor precisión.
Para usuarios involucrados en la fabricación y en la práctica, esto presenta dos ventajas fundamentales. El progreso de la ingeniería industrial está vinculado a una nueva calidad de fabricación. Los distintos procesos de fabricación siguen condiciones estandarizadas y equivalentes. Por eso es fundamental describir todas las formulaciones y parámetros de producción de forma legible a la máquina e introducirlos en el sistema. Además de cantidades correctamente definidas de materias primas y aditivos, también influyen especialmente los parámetros de procesos, como por ejemplo, la temperatura, los ajustes del agitador, los tiempos de reacción o el momento. Otra ventaja importante es la transparencia y trazabilidad exactas del procedimiento de fabricación y la seguridad que esto conlleva, tanto para el fabricante como para los usuarios.

«Hace tan solo una generación, la «cocción de la grasa» era considerada algo misterioso marcado principalmente por la experiencia», recuerda el Dr. Hentrich. «De ahora en adelante trabajaremos en la era de la Industria 4.0. Esto quiere decir que Rhenus Lub ha dado un gran salto en la fabricación de grasas de alto rendimiento con la automatización. De cara a las posibilidades globales actuales, también se trata de un paso indispensable para mantener nuestra competitividad y reforzarla».