El frío extremo puede afectar negativamente a la calidad de los lubricantes

Lubricantes refrigerantes y la congelación

Puede confiar en que nuestros lubricantes refrigerantes son un género de la más alta calidad. Para que incluso en la estación fría del año usted pueda seguir utilizando nuestros productos en el mejor estado, le recomendamos observar las siguientes condiciones de almacenamiento: el frío extremo puede afectar negativamente a la calidad de los lubricantes.

¿Y esto por qué?

Todo lubricante refrigerante surge de una interacción extremadamente compleja entre componentes y aditivos de formulación específica. Al efecto de asegurar la homogeneidad de sus lubricantes refrigerantes y garantizar al cliente una eficiencia sostenida a largo plazo, el producto debe ser protegido contra los efectos de la congelación y la luz solar directa.

Nuestra recomendación: almacene estos productos a temperaturas comprendidas entre los 5 y los 40 ºC.

¿Qué sucede si guardamos un lubricante refrigerante a temperaturas por debajo de 5 ºC?

En estos casos puede tener lugar un efecto de disociación química del producto, reversible mediante agitación a temperaturas nuevamente normales. Cuanto más tiempo permanezca a menos de 5 ºC, más tardaremos en devolverlo a su estado original mediante agitación. Y después de esto, ni siquiera podemos garantizar al 100% una redistribución totalmente homogénea de todos los componentes.

 ¿Y qué hacer en caso de que el lubricante refrigerante haya permanecido mucho tiempo por debajo de la temperatura recomendada?

Compruebe el estado del producto del modo que se indica a continuación:

  • Vuelva a poner todo el lubricante refrigerante a la temperatura ambiente aconsejada
  • Extraiga una muestra de la parte superficial
  • Compruebe su aspecto y las condiciones de emulsión

Podrá volver a utilizar este lubricante refrigerante si el aspecto y la emulsión es la correcta.

2018-12-13T15:59:24+00:00Productos|